Todos hemos tenido días en los que parece que no podemos concentrarnos, haciendo esa pregunta muchas veces para contar, asegura Enric Corbera. Para algunos de nosotros, esos días son más comunes de lo que nos gustaría. ¿Es cierto que esa idea de que los dispositivos digitales están destruyendo nuestra concentración es un mito?

Ya sea fatiga, distracciones, falta de motivación o algo completamente distinto, nuestra incapacidad para enfocar cava un agujero en nuestra productividad y, por lo tanto, puede poner en peligro nuestras posibilidades de éxito. Pero no tienes que ir a los extremos, como hace el personaje principal en “El lobo de Wall Street”, para enfocarte. Hay mejores maneras.

Aquí hay algunos consejos que los científicos han encontrado que mejoran el enfoque.

Ir al teatro

Aunque no lo parezca, hacer actividades que se encuentran aisladas de nuestro entorno habitual, puede ayudar a liberar mucha presión de nuestra mente. Lo que fácilmente puede resultar en gran beneficio para nuestro enfoque, ya que muchas veces nuestra falta de concentración se debe a una gran acumulacion de estres e ir al teatro puede ser una buena forma de desconectarse de las responsabilidades y liberar la mente de estrés.

Minimizar la multitarea

Los multitareistas pueden parecer sobrehumanos, pero pagan un alto precio, según un estudio de Stanford de 2009. En una muestra de 100 estudiantes de Stanford, aproximadamente la mitad se identificaron como multitarea de medios. La otra mitad no lo hizo. La prueba examinó los períodos de atención, la capacidad de la memoria y la capacidad para cambiar de una tarea a la siguiente, y las tareas múltiples tuvieron un rendimiento más bajo en cada prueba.

Meditar

Si el dicho “la práctica hace la perfección” es verdadero, entonces la meditación es una forma segura de mejorar el enfoque porque requiere mucha concentración. Los experimentos científicos coinciden. Un estudio en la Universidad de Carolina del Norte, por ejemplo, reveló que los estudiantes que meditaban por solo 20 minutos al día durante cuatro días se desempeñaban mejor en ciertas pruebas cognitivas.

Hacer ejercicio con regularidad

El ejercicio no solo es bueno para el cuerpo. También promueve la salud cerebral, lo cual es importante para la capacidad de memoria y la concentración. En particular, los científicos creen que el ejercicio regular puede ayudar a estimular la liberación de un químico llamado factor neurotrófico derivado del cerebro, lo que, según algunas investigaciones, ayuda a reconfigurar los circuitos de memoria para mejorar su funcionamiento.

Prueba una pequeña cantidad de cafeína

Si te sientes aturdido, toma una taza de café u otra sustancia con cafeína. Los estudios sugieren que la cafeína puede, en dosis moderadas, ayudar a aumentar la concentración, especialmente en aquellos de nosotros que estamos fatigados. Pero no se entusiasme demasiado con el café, o puede que tenga nerviosismo por la cafeína, que generalmente reduce su capacidad para concentrarse.

Mantener el trabajo en el trabajo

Se recomienda separarse por completo después de salir de la oficina y tener una “separación prolongada” antes del siguiente día laboral. Además de solo darle un descanso a su cerebro, algunas investigaciones sugieren que tener tiempo de inactividad fuera de un problema podría ayudarlo a resolverlo. De acuerdo con la teoría del pensamiento inconsciente, alejarse de una situación difícil puede ayudarlo a llegar a una conclusión mejor que tratar de resolverlo de una sola vez.