Sin categoría

«Inviable e insostenible» se ven los conciertos en teatros y salas de conciertos

Está es una afirmación que han hecho tanto teatros, como las salas de conciertos y las carpas de circo en España, ya que no ven «viable ningún tipo de reducción de aforo» a fin de que pueda darse alguna reapertura de sus puertas luego del Estado de Alarma, ya que convierte a dichas actividades «automáticamente en insostenibles y las estigmatiza como ‘contagiosa'».

Así mismo, dichos sectores consideraron que con la medida impuesta al principio donde se permitió la apertura de los espacios de concurrencia pública, así como la celebración de espectáculos con la limitación de una tercera parte de la capacidad del espacio con un máximo de 1.000 asistentes, es posible que casi ninguna actividad pueda ser sostenible manteniendo la estructura previa que se manejaba al inicio de la crisis, por lo que se reducen sus ingresos a un tercio.

Del mismo modo apuntan que: «A no ser que haya una reducción drástica de los gastos, entre ellos los de personal, y un incremento de los precios que compense esa disminución de ingresos, algo que creemos que, como sociedad, no deberíamos estar dispuestos a asumir».

«Interlocución urgente» es el clamor

A través de un comunicado conjunto que fue remitido por las principales entidades del sector de las artes escénicas y la música en España, se ha hecho un reclamo a las administraciones públicas para realizar una interlocución con carácter de urgencia donde se tenga la posibilidad de planificar medidas a fin de darle apertura a las actividades culturales de concurrencia pública en espacios privados como teatros, salas de conciertos y carpas de circo «en cuanto se supere la actual crisis sanitaria» que ha sido generada por el coronavirus.

Del mismo modo, apuntaron que, en caso de que se apliquen rangos de aforo máximos para «generar una sensación de vuelta a la actividad de manera progresiva» y puedan ser acogidas algunas actividades a dicha medida, hasta que no se pueda recuperar la actividad al 100% de su rendimiento la situación «deberá seguir siendo considerada como causa de fuerza mayor».

Es así como las medidas de ayuda tanto laborales, sociales, y fiscales deben continuar vigentes para este sector. Tanto los teatros como salas de conciertos se han ofrecido con la idea de estudiar los posibles protocolos que incluyan las medidas sanitarias y de higiene que deben ser aplicadas de manera temporal. Dichos protocolos «garantizarían la seguridad de trabajadores y público, contando siempre con el consenso de las autoridades sanitarias y con la ayuda de la administración».

También se han decidido a reclamar que las medidas de reincorporación a las diversas actividades a una normalidad estén encaminadas hacia «unos parámetros de coherencia» y que además se apliquen en todos los ámbitos en los que haya grandes concentraciones de público (como por ejemplo los diferentes medios de transportes, los centros comerciales o las grandes superficies), más no de forma exclusiva en la exhibición de las actividades culturales.

Estos sectores también solicitan el lanzamiento de una campaña de comunicación con elementos de incentivo al consumo cultural, con la que se pueda «generar confianza en el público, que desactive el miedo y que permita recuperar la actividad económica de este sector tan importante para la sociedad».